Tu regalo de Navidad

Publicado en por Teru Castillo

Hacía mucho frío, tenía el cuerpo tan congelado por la nieve que apenas podía seguir andando. Por las ventanas de las casas veía a la gente viendo la tele con sus mantas, chimeneas y adornos navideños por todas partes. Algo que yo envidiaba ya que siempre había estado sola. La navidad para mi no significaba nada. No tenía ni idea de porqué ese… ser me habían enviado a ese destino, pero no tenía nada que perder.

Cuando pasé el pueblo y me adentré en la colina, se levantó un viento insoportable que hacía que me retumbara la cabeza. El cielo se me abrió de repente cuando divisé la entrada de una cueva. Mi destino.

Entré con cuidado y sin hacer mucho ruido aunque era imposible oír nada. Suspiré y descubrí dentro un largo túnel de donde salía una extraña luz que se hacía cada vez más grande. Quería huir, esconderme pero pensar en salir de allí era una idea que había desechado hacía rato. Me senté en el suelo y agarré mis piernas poniendo la cara entre las rodillas como una niña pequeña.

Una antorcha asomó del túnel seguida por una mano y un chico que parecía un poco mayor que yo. Sus cabellos eran rubios y sus ojos de un azul frío. Me ofreció una sonrisa y su mano cuando dijo: “Bienvenida a casa, preciosa”. No sabía quien era pero su voz era tan cálida y me resultó tan familiar que me cogí de su mano y dejé que me guiara donde fuese.

Tras unos diez minutos recorriendo el túnel llegamos a una especie de habitación que me asombró. Había una cama con muchas mantas, un fuego, una alfombra, una mesa con comida y un árbol de navidad.

-¿Quién eres?, ¿qué es esto?- Pregunté.

-Tu regalo de Navidad- Sonrió.

Etiquetado en Historias

Comentar este post