Melocotón loco

Publicado en por Teru Castillo

Olvida la tontería esa de que sientes algo por mí. Entiérralo. Porque entre nosotros nunca existirá nada más que amistad.

Oh, vaya…

SINOPSIS

Ana y Nekane regentan un estudio de fotografía en el casco antiguo de Madrid. Un día se declara un incendio en su edificio y, aunque están acostumbradas a trabajar con modelos de lo más glamurosos, no pueden dejar de sorprenderse ante aquellos valerosos “machomanes” vestidos de azul que no se preocupan porque su pelo se encrespe ni sus manos se ensucien.

Cuando el objetivo de la cámara de Ana se centra en Rodrigo, su corazón le indica que ya nada volverá a ser igual. Él se da cuenta de lo embobada que lo está mirando y, a pesar de que no le gusta, inician una extraña amistad.

Todo se complica cuando Ana descubre que está embarazada y Nekane la anima a que cumpla su fantasía sexual con el bombero antes que la barriga, las estrías y los vómitos matinales se manifiesten y lo espanten.

Pero una mentira de Ana a sus padres ocasionará un sinfín de enredos y situaciones alucinantes que dejarán a Rodrigo sin habla.

Una novela entretenida, auténtica y divertida que no te dejará indiferente. ¿Te la vas a perder?

 

Dicen que la amistad entre un hombre y una mujer no es posible, que uno de ellos acaba por sentir algo por el otro… y Ana, la protagonista de Melocotón loco es un claro ejemplo de este dicho. Una amistad metida con calzador la une a Rodrigo, uno de los bomberos presentes en un pequeño incendio en su edificio.

Una amiga ya me advirtió que la novela es muy intuitiva, sin embargo le encantó y por eso he seguido adelante a pesar de que hasta más o menos el capítulo 8, no me llamaba mucho la atención lo que estaba leyendo. Pero conforme se desarrollan los locos y sin sentido acontecimientos, la novela empieza a atraerte sin darte cuenta.

Conforme he dejado caer antes, la amistad entre los dos protagonistas no tiene mucho sentido porque se realiza bajo un contexto bastante rebuscado y se suceden una serie de acontecimientos en los que cada vez piensas más “Esto no tiene ni pies ni cabeza”. Ana es una chica que, en un principio parece con los pies en la tierra y las cosas típicas de la edad, pero conforme avanza su embarazo, su actitud cambia no sé si intencionada o casualmente y se vuelve a veces una adolescente, a veces una adulta realista.

Sin embargo, Rodrigo desde un principio tiene una actitud un poco altanera y egocéntrica y, aunque, en ocasiones da su brazo a torcer por Ana, no me agrada mucho su manera de ser. No obstante, en ciertos contextos como cuando se rodea de su familia, sin querer deja ver otra faceta de él más humana, amable y sincera.

De alguna manera Ana se ve en medio de una situación complicada para la familia de Rodrigo sin que él se entere y ahí es cuando la muchacha muestra su valor empatizando con una mujer que desde que la conoce la ha despreciado.

Pensaba que la novela finalizaría tras el parto, pero no. Tras esto, algo cambia en Rodrigo como era de esperar a pesar de que tratan de poner distancia entre ellos y aunque piensas que el final está cerca aún quedan más de cien páginas esperando.

Creo que la novela se extiende demasiado porque, como ya he comentado, hasta poco después del parto hubiese estado bien, sin embargo, sigue alimentando la espiral de sucesos y momentos sin sentido todo para llegar al punto al que todos sabíamos que iba a llegar. Me encantan las historias de amor enrevesadas pero, en ciertas ocasiones, no está demás quitar la paja y ser conciso para llegar bien al corazón.

Melocotón loco. Megan Maxwell

Etiquetado en Reseñas

Comentar este post